Moneda
 x 
0

DEONTOLOGÍA PARA ARQUITECTOS

Calificación: Sin calificación
Precio de venta:33,00 €
Precio de venta sin impuestos: 31,73 €
Cantidad de impuestos: 1,27 €
E-mail
Como cualquier otra profesión, la del arquitecto está llena de luces y sombras. Es luminoso el fruto final, plasmado en forma de unos cuantos edificios que, en todas las edades y por todas partes, han ido dejando el rastro de sus autores, contribuyendo de modo significativo a los rasgos definitorios de las civilizaciones. Pero también hay una mirada de ellos destinados a su desaparición y al olvido tras ser usados. Unos y otros sirven y servirán a las actividades de los hombres, desde las más elementales a las más grandiosas.
A veces, el fruto final tiene nombre de autor. Muchas otras veces no lo tiene: la Arquitectura es anónima, porque la Historia es veleidosa, está escrita por hombres; y suele ser otro tipo de hazañas, obras o acontecimientos los que merecen un lugar más destacado que los rincones en los que sólo hurgan los especialistas, y no el gran público. Así, la mayoría de los arquitectos debemos conformarnos con ocupar esos rincones polvorientos de los libros de Historia, y eso en el caso de llegar a ocupar alguno... La aspiración es comprensible, pero algo pretenciosa, si se tiene en cuenta lo grande que es la humanidad.
En cambio no es nada pretencioso, pero sí muy pragmático, actuar siempre con la entusiasta convicción de que desde el noble ejercicio de la profesión de Arquitecto se contribuye armónicamente al Bien Común. La luminosidad de esta tarea —común, por lo demás, a la de cualquier otra profesión— es de distinta naturaleza que la anterior, pero no por ello menos intensa: de modo misterioso, no sólo no se extingue con la actividad vital del profesional, sino que, por el contrario, es la que realmente está llamada a subsistir.
Este libro pretende, humildemente, servir de guía a los colegas de profesión, al menos a grandes rasgos, respecto al modo de desenvolverse conforme a los criterios éticos que los autores consideramos válidos, a lo largo del tiempo y perdurables aún en nuestros días. Precisamente, además, en nuestros días, cuando vemos a m

SÍNTESIS

Como cualquier otra profesión, la del arquitecto está llena de luces y sombras. Es luminoso el fruto final, plasmado en forma de unos cuantos edificios que, en todas las edades y por todas partes, han ido dejando el rastro de sus autores, contribuyendo de modo significativo a los rasgos definitorios de las civilizaciones. Pero también hay una mirada de ellos destinados a su desaparición y al olvido tras ser usados. Unos y otros sirven y servirán a las actividades de los hombres, desde las más elementales a las más grandiosas.

A veces, el fruto final tiene nombre de autor. Muchas otras veces no lo tiene: la Arquitectura es anónima, porque la Historia es veleidosa, está escrita por hombres; y suele ser otro tipo de hazañas, obras o acontecimientos los que merecen un lugar más destacado que los rincones en los que sólo hurgan los especialistas, y no el gran público. Así, la mayoría de los arquitectos debemos conformarnos con ocupar esos rincones polvorientos de los libros de Historia, y eso en el caso de llegar a ocupar alguno... La aspiración es comprensible, pero algo pretenciosa, si se tiene en cuenta lo grande que es la humanidad.

En cambio no es nada pretencioso, pero sí muy pragmático, actuar siempre con la entusiasta convicción de que desde el noble ejercicio de la profesión de Arquitecto se contribuye armónicamente al Bien Común. La luminosidad de esta tarea —común, por lo demás, a la de cualquier otra profesión— es de distinta naturaleza que la anterior, pero no por ello menos intensa: de modo misterioso, no sólo no se extingue con la actividad vital del profesional, sino que, por el contrario, es la que realmente está llamada a subsistir.

Este libro pretende, humildemente, servir de guía a los colegas de profesión, al menos a grandes rasgos, respecto al modo de desenvolverse conforme a los criterios éticos que los autores consideramos válidos, a lo largo del tiempo y perdurables aún en nuestros días. Precisamente, además, en nuestros días, cuando vemos a muchos de tales criterios tambalearse al viento de otros distintos, calificados de modernos.

CONTENIDO DE LA OBRA

Prólogo.- Moral y deontología.- El bien común.- El listón ético de la sociedad y la universidad.- Fundamentos de deontología.- Deontología en el campo de la arquitectura.- La redacción del proyecto de edificios y la dirección de obra de su construcción como principales actividades del arquitecto.- Los actos del arquitecto.- La responsabilidad.- Cualidades deseables en un arquitecto para el buen ejercicio de su actividad profesional.- Criterios y recomendaciones técnicas de práctica pericial para la emisión de dictámenes sobre patologías constructivas.- Anexos.

Comentarios

Aún no hay comentarios para este producto.
Encuadernación Rústica
Editorial CIE-Dossat
Lengua Castellano
ISBN 84-89656-87-8
Páginas 248